miércoles, 28 de enero de 2015

El loco (sexta parte)

6

Mis queridos:
El cielo rojizo, por las llamas. Somos náufragos del tiempo. Hay esquirlas de explosivos oceánicos en los húmedos acantilados.
Estamos acá, en el puerto desierto. Desde este lugar los albatros levantan vuelo, rasantes, por las tempestades y el salado  frío antártico.   
El miedo es confuso como mi escritura.
Extraño las tardes de verano. Estación de lluvias cálidas. No de helados aguaceros constantes.
El miedo es confuso y desolador.
Se teme.
Como las piedras temen incrustarse en el suelo de turba y arena. Se teme a la noche y al día. Al crepúsculo y al alba.
Los quiere y extraña,
Teófilo

PD: La oveja de la foto se llamaba Lady.      


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada